BOLETÍN DIGITAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES DE FABRICANTES DE MAQUINARIA PARA HOSTELERÍA, COLECTIVIDADES E INDUSTRIAS AFINES

ACTUALIDAD EMPRESAS FELAC

Los fabricantes españoles ya ofrecen armarios refrigerados de clase A

Por Felac Innova 22 Noviembre 2017

La llegada de la etiqueta energética al frío comercial ha supuesto un revulsivo para la industria, que lanza los primeros modelos con la máxima clasificación.

Mesas y armarios de Fagor Industrial con clase de eficiencia energética A

El etiquetado energético en los armarios y mesas de conservación refrigerados de uso profesional es obligatorio desde hace poco más de un año, tal como informó

Felac Innova en octubre del 2016. Mientras tanto, la industria española se ha afanado en mejorar la eficiencia energética de sus equipos y en desarrollar los primeros modelos con etiqueta energética de clase de eficiencia energética A.

La letra A identifica a los equipos más eficientes en una escala que va desde esta letra hasta la G. Además de la clasificación de eficiencia energética del equipo, los datos que aparecen en la etiqueta energética ayudan a comprender cuán eficiente es el equipo de refrigeración: el volumen para contener los alimentos dentro de un límite de carga, la temperatura de funcionamiento de refrigeración o congelación, el consumo anual de electricidad en kW/h, y la clase climática donde el equipo funcionará más eficientemente.

Modelo de etiqueta de eficiencia energética

La opinión de las marcas
La vía principal para mejorar la eficiencia energética de los armarios y mesas de refrigeración y escalar hasta la clase A ha sido sustituir el gas refrigerante con el que funcionaban hasta ahora, normalmente gases fluorados de tipo HFC (hidrofluorocarbonos) –como el R134a y el R404A– por hidrocarburos como el R290 y el R600a.

José María Torres, director de Marketing de Infrico, explica que el hidrocarburo R290 forma parte del grupo de refrigerantes naturales y tiene un potencial de reducción de ozono (ODP) nulo y un potencial de calentamiento global (GWP) insignificante en comparación con los refrigerantes tradicionales. “El equipo profesional que funciona con gases fluorados se sitúa en una clase de eficiencia energética que, en el mejor de los casos, puede corresponder a la letra D”, afirma.

Gama de frío comercial de Infrico con clase de eficiencia energética A

Según Manuel Mellado, jefe de producto de Coreco, la maquinaria de clase A de la firma “puede suponer un gasto energético anual de una quinta parte del correspondiente a un equipo de hace cinco o seis años”. “El gasto de electricidad a la hora de un armario con unos 500 litros de capacidad equivale al de una bombilla de 40 W, con la salvedad de que el armario da servicio a un restaurante manteniendo los alimentos a la temperatura adecuada”, precisa.

Dado que las soluciones de clase de eficiencia energética A se salen de la oferta estándar en refrigeración comercial, su precio es también mayor. Un 20% superior al de los equipos estándar, según Fagor Industrial, que estima en tres años y medio su amortización en energía consumida.

Un gran ahorro para el hostelero
El principal beneficio para el usuario está claro: el ahorro en la factura de la electricidad. “Hay que tener en cuenta que el consumo energético es un coste operacional de una empresa”, subraya José María Torres. Mikel Olarte, director de Marketing de Fagor Industrial apunta otra ventaja: “Los edificios de nueva construcción están obligados a disponer de una certificación energética, y no va a suponer lo mismo tener equipos de frío eficientes energéticamente que otros que no lo sean”.

Para los fabricantes españoles de refrigeración comercial, la carrera de la eficiencia energética no ha hecho más que empezar. Según José Manuel Lara, jefe técnico de Docriluc, “los fabricantes vamos a continuar sacando gamas situadas en las primeras posiciones de la clasificación, si bien para ello va a ser vital el desarrollo de nuevos gases refrigerantes y compresores de alto rendimiento energético”.

Mikel Olarte, por su parte, insiste en la apuesta decidida de la industria española de refrigeración comercial por sacar al mercado equipos con la eficiencia energética por bandera. “Detrás de ello ha habido un importante esfuerzo en I+D que pone de manifiesto una vez más el alto nivel de nuestra industria”, declara.

Primeros equipos de refrigeración de Coreco clasificados con la letra A

¿Cómo consiguen los fabricantes mejorar la eficiencia energética?
Aparte de la sustitución de los gases refrigerantes fluorados por hidrocarburos, los fabricantes también han conseguido mejorar la eficiencia energética de los equipos aumentando el espesor de los aislamientos, optimizando el sistema frigorífico y utilizando componentes altamente eficientes. En definitiva, todo un conjunto de transformaciones que hacen que su precio se incremente.

Dentro de la oferta de equipos de refrigeración profesional de clase de eficiencia energética A fabricada por firmas españolas, a día de hoy se encuentran gamas de armarios y mesas Gastronorm de Coreco, Docriluc, Fagor Industrial e Infrico.