BOLETÍN DIGITAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES DE FABRICANTES DE MAQUINARIA PARA HOSTELERÍA, COLECTIVIDADES E INDUSTRIAS AFINES

ACTUALIDAD NORMATIVA

¿Y si en un futuro la maquinaria hostelera se alquilase en vez de comprarse?

Por Felac Innova 25 Octubre 2018

La economía circular abre las puertas a nuevos modelos de negocio en los que se venden servicios en lugar de aparatos y donde su propietario es el fabricante.

El II Congreso Nacional de Gestión de RAEE fue inaugurado por el presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig

El fabricante de electrodomésticos Bosch ha iniciado en Holanda una prueba piloto con el nombre de Blue Movement a través de la cual no vende lavadoras y secadoras sino el servicio de lavado y secado. De esta manera, el usuario paga una cantidad fija al mes, pudiéndose acoger a tres tipos de suscripción –básica, confort y prémium–. Esta suscripción, que incluye gratuitamente las reparaciones, viene determinada por el nivel tecnológico del aparato, habiendo una, la básica, que incluso ofrece aparatos preparados para su reutilización.

Según Ramon Villacampa, jefe de Protección del Medio Ambiente, Seguridad Laboral, Asociaciones y Normalización de BSH Electrodomésticos España, esta iniciativa, en la cual se pasa de la posesión al uso y donde el propietario de la máquina no es el usuario sino el fabricante, da un paso hacia la economía circular, ese sistema productivo en el que prácticamente no existirán residuos y se reutilizarán y conservarán las materias primas. “Lo rompedor de este proyecto es que, como fabricante, cerramos el ciclo y recuperamos nuestros propios aparatos, lo que significa que vamos a poder reutilizar piezas y materiales”, afirma.

Otro ejemplo de prácticas circulares es el del fabricante de productos de iluminación Philips Lighting, que acaba de ser rebautizada como Signify. “Hay clientes que no están interesados en comprar luminarias y que estas sean de su propiedad sino que lo único que quieren es tener un servicio de iluminación”, explica Pablo Barallat, director del canal profesional de Signify Iberia.

El servicio Circular Lighting que ofrece este fabricante implica adoptar aquellas medidas preventivas necesarias para que la iluminación que instala dure el mayor tiempo posible con la menor inversión por parte del usuario final, por lo que la iluminación conectada basada en la tecnología del internet de las cosas (IoT) desarrolla un papel fundamental al informar en todo momento del comportamiento de las luminarias. Ahorros a largo plazo, ausencia de inversiones iniciales, actualizaciones continuas de producto, mantenimiento incorporado, gestión de las luminarias al final de su vida útil y, en definitiva, luz sin quebraderos de cabeza para que el negocio se dedique a su actividad principal son algunos de los beneficios para el usuario de este servicio alineado con la visión circular.

Ambos ejemplos de economía circular fueron expuestos en el II Congreso Nacional de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) celebrado en Valencia el 4 y 5 de octubre.

Más de 300 personas asistieron al congreso

Pero, ¿qué es exactamente la economía circular?
Tal como apuntó en el congreso Javier Cachón de Mesa, director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica, “la economía será circular o no será, ya que harían falta tres veces los recursos de los que dispone el planeta Tierra para continuar con el modelo económico lineal actual basado en extraer, producir y consumir”.

En esta redefinición del actual modelo de producción y consumo, dominante desde la Revolución Industrial, se erigen como pilares fundamentales la maximización de los recursos disponibles para que estos permanezcan el mayor tiempo en el ciclo productivo, y la reducción de la generación de residuos, aprovechando al máximo aquellos que no se hayan podido evitar teniendo en cuenta que “el mejor residuo es aquel que no se genera”.

La industria y el turismo son sectores prioritarios donde la Estrategia Española de economía circular que se presentará próximamente desplegará planes de actuación

En este sentido, Javier Cachón de Mesa anunció que antes de finalizar el año será presentada la Estrategia Española de economía circular «España circular 2030«, la cual sienta las bases para avanzar en el desarrollo de una economía circular en nuestro país. Este marco estratégico desplegará planes de actuación en producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias y reutilización del agua de manera multidisciplinar, si bien la industria y el turismo son dos de los cinco sectores identificados como prioritarios.

La importancia de la gestión de RAEE dentro de la economía circular
El marco normativo de la gestión de RAEE se basa en la responsabilidad ampliada del productor, que a la práctica significa que es el productor quien está obligado a financiar la gestión de ese aparato eléctrico o electrónico cuando deviene residuo. Según el Real Decreto 110/2015 sobre RAEE, esta vinculación del fabricante con la financiación de los residuos trata de estimular el ecodiseño para conseguir los mejores diseños de aparatos que faciliten su desmontaje, reparación o reciclado, y aumento de su vida útil.

Los productores pueden cumplir con esa obligación constituyendo un sistema individual de gestión o adhiriéndose a un sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor de aparatos eléctricos y electrónicos (SCRAP), en el cual participan más productores. Efectivamente, los SCRAP de RAEE son organizaciones sin ánimo de lucro constituidas por fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) cuyo objetivo es canalizar la correcta gestión de estos aparatos cuando se convierten en RAEE.

Matías Rodrigues, director general de ERP España

En la actualidad, los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor agrupados en la oficina de coordinación Ofiraee concentran a más del 98% de los productores de AEE.

La responsabilidad ampliada del productor, que se empezó a aplicar en Europa en 1994 con los envases, se amplió posteriormente a vehículos, pilas y flujos de RAEE. “La responsabilidad ampliada del productor ha contribuido al aumento del reciclaje de los RAEE en la Unión Europea, que ha pasado del 27,8% en el 2010 al 41,2% seis años más tarde”, aseguró Matías Rodrigues, director general en España del sistema colectivo European Recycling Platform (ERP) con el cual Felac mantiene un acuerdo de colaboración.

Según Rodrigues, uno de los retos futuros de los SCRAP de RAEE es fomentar la ecomodulación a través de tarifas para los productores que premien el ecodiseño. “Criterios armonizados para todos los países y que tengan en cuenta la naturaleza, el valor y la vida útil de los productos”, detalló.

Se cuestionan los objetivos de recogida de RAEE fijados para algunos tipos de aparatos con una larga vida útil

También en el marco del congreso, Andreu Vilà, director general del sistema colectivo Ecotic, invitó a reflexionar sobre si son idóneos los objetivos de recogida marcados por el Real Decreto 110/2015 respecto a establecer una correlación entre las ventas o puesta en el mercado con la generación de residuos para todos los tipos de AEE.

“Es una ecuación que no se cumple matemáticamente en el caso de los aparatos de aire acondicionado, paneles solares y algunas categorías de AEE de uso profesional al tratarse de productos con ciclos de vida útil más elevados que el resto”, declaró. “Seguramente para estos productos sería más lógico adoptar criterios distintos como el de la generación de residuos o la totalización del objetivo entre RAEE de uso doméstico y profesional”, añadió.

Si quieres leer noticias como esta, suscríbete gratuitamente a nuestro boletín pinchando aquí